Federación LatinoAmericana de
Profesionales de Coaching Ontológico.

CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL

 

 Me comportaré de manera que honre el coaching ontológico como profesión y al ser humano como expresión individual e integrada a su comunidad.
 
 Me aseguraré que mi cliente entiende la naturaleza del coaching ontológico.
 
 No crearé falsas expectativas sobre los resultados que mi cliente pueda observar a través del proceso de coaching ontológico.
 
 Respetaré la confidencialidad de lo conversado con mi cliente a no ser que éste solicite lo contrario.
 
 Identificaré el momento en que mi cliente deje de beneficiarse de nuestra relación de coaching o pueda recibir mejor ayuda a través de otro profesional y, en este caso, animaré al cliente a realizar este cambio.
 
 En caso de existir conflicto de intereses lo expondré abiertamente y discutiré con mi cliente como resolverlo de manera que mejor le beneficie.
 
 Respetaré y reconoceré los esfuerzos y contribuciones de los demás.
 
 Respetaré la creatividad y el trabajo escrito de los demás en el desarrollo de mis propios documentos.
 
 
 Compromiso ético del coach ontológico
 
 Como coach ontológico profesional acepto y estoy de acuerdo en respetar mis obligaciones éticas ante mis clientes, ante mis colegas y ante el público en general. Prometo acatar el código ética profesional y tratar a la gente con respeto, amabilidad y honestidad. Me acepto como un ser independiente e integrado con la comunidad, el planeta y la vida en todas sus manifestaciones.
 

.

 
  

  "El coaching ontológico ofrece una opción de aprendizaje que suele sorprendernos, pues inicialmente la descartábamos. Ella nos abre un camino hacia lo que previamente relegábamos al terreno de lo imposible. Lo curioso del caso es que parte de la sorpresa guarda relación con el reconocimiento de que esa transformación era mucho más simple de lo que pensábamos. Sólo que no éramos capaces de identificar los obstáculos que la estaban bloqueando, ni las acciones capaces de conducir a su disolución."
   "Las empresas hoy en día están atrapadas en un modelo de gestión fundamentalmente obsoleto, modelo que fue muy exitoso hace noventa años atrás pero que hoy en día representa la traba principal para alcanzar niveles de desempeño, rentabilidad y competitividad sustancialmente superiores. La figura clave de este modelo de gestión es la que llamo la figura del gerente-capataz... El nuevo gerente que hace falta, sostengo, es un gerente que posee muchas de las competencias que caracterizan el trabajo de un coach. El gerente del futuro será un gerente-coach."

Copyright 2007/2015 FLAPCO.org. Todos los derechos reservados.